Friday, March 13, 2015

2203. Just some kids. Happiness



This morning I’ve written to a friend of mine an email about the relationships that his granddaughter should hold with her fiancé. I have included some minor changes on the text. Here you are.

Ayer volví a leer sobre el noviazgo y el matrimonio, cosas muy interesantes sobre estos dos espacios de tiempo.

No te voy a dar una lección.

Pero sería bueno que de alguna manera lo sepa María, que está novia con Miguel, como se dice en Jaén, y tiene ya veinte años.

Puede leer este correo o hablarlo con su madre.

Básicamente, que el noviazgo, como sabes, es un periodo de mutuo conocimiento, y tiene que haber cariño entre los dos, sin llegar al trato íntimo del matrimonio. Me refiero con esto último a que debe haber afecto, pero sobriedad en las manifestaciones de este cariño.

Todo va envuelto dentro del amor y respeto entre las dos personas.
Y ya dentro del matrimonio, la sexualidad conyugal debe estar abierta a la vida, a tener niños, de entrada.

En el congreso hacia Navidad leí un libro divulgativo pero serio sobre el noviazgo y el matrimonio, que es donación de cada uno de los cónyuges al otro. Mi proyecto pasa a ser nuestro proyecto, laboral por ejemplo.

Y ya está. El ambiente en la calle y en la tele y en Internet muchas veces no van por ahí, por esas ideas. Internet es algo bueno en sí, pero tiene publicaciones erróneas también, como en los libros de una biblioteca: hay de todo, y yo me quedo con lo bueno.

Perdona un correo tan largo. Un fuerte abrazo.

Fernando



Por supuesto que todo lo que escribí en mi correo anterior está escrito pensando en la felicidad, ahora y quizá para siempre, de María y Miguel.

La sexualidad humana está con un fondo de amor entre personas, entre la totalidad de las personas.

Dios no es un aguafiestas: como sabes bien, nos quiere felices y haciendo feliz al otro cónyuge, o novio/a.


Fernando
Post a Comment